viernes, 26 de abril de 2013

La vida ya es bastante puta cuando no estas.

Cierras los ojos y de repente, huele a mar, a sentimiento quemado, a pérdida de tiempo. Poco a poco por tus conductos nasales pasa ese aroma a añoranza, a miedo, a ganas de todo, y a cobardia por realmente la nada. Y una sonrisa cruza tu rostro porque esta cerca y ha asumido que no pensabas estar más lejos de ese punto que cruza la línea constantemente, la salta, a la comba, la pata coja, con los ojos cerrados y unos buenos moratones en las rodillas. 



"me he dado cuenta, de que no puedo caer más bajo cuando veo que te pierdo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario