martes, 17 de diciembre de 2013

Las balas hechas a matar

Se podría decir que es el amor lo que mueve el mundo; bien sea por cosas buenas, o por las más malas. Nos perdemos en sentimientos de color de rosa, movimientos en falso llenos de celos y lágrimas; latidos de corazón que ni siquiera sabemos controlar, pero que ellos, a nosotros nos controlan como quieren. Pero tambien hemos visto como el amor ha destruido a personas, más tarde salvadas por la amistad. Le damos importancia única en nuestra vida a  algo que necesitamos, la necesidad de controlar, de ser controlados, de asegurarnos de que nos quieren; que aterrizaremos y tendremos una pista llena de luces de neón y la posibilidad de estrellarnos contra lo que nos da miedo sea prácticamente nula. Pero dejamos que algo asi nos ciegue, que la necesidad de necesidad nos evite disfrutar de lo que nos ha visto creceer; darle importancia a un segundo por delante de una vida entera; y el día que te das cuenta, el video ya no da marcha atrás, se ha estropeado y la película esta en la parte del terror, y no te gusta nada esa parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario