sábado, 14 de enero de 2012

Como 22 maneras de romperme el corazón.

Hay veces que nos hacen meternos ideas en la cabeza, ideas que en un principio ni tu misma eres capaz de creerte e incluso te picas si se te insiste demasiado; ideas que al final acabas contenplando y se sientan en tu cabeza; y cuando menos te lo esperas, llegan al corazón por muy cursi que pueda sonaros. 
Por otra parte estan las ideas que se te pasan vagando por la cabeza, ideas que no quieres creer y que todo el mundo ni se molesta en decirte porque es algo que dan por hecho. Todos menos tú por supuesto. Bien porque quieras engañarte o bien porque todos no saben lo que tu si. 
Muy bien pues yo soy de las segundas. Normalmente era de las primeras, pero bastan 5 minutos para creerte que te conoces y 3 para darte cuenta de que igual todos saben lo que tu te mientes. Y si, suena estupido eso de mentirte a ti misma y todo eso; pero no es la sensación de siempre. No es el "te quiero" que quiere salir a toda costa; no son exactamente mariposas ni tampoco es una nada. Es un término medio, o un extremo alomejor. Probablemente podria decir un "si" y un "no" al mismo tiempo y que ni mintiera ni dijera la verdad  a la vez.  Estareis de acuerdo conmigo, ser adolescente vierte la sangre, enfria las venas y cansa el cerebro. 
(Buenos)dias mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario