sábado, 26 de octubre de 2013

Creo que a veces, la reventada es tan suprema que te nubla la vista; y ni siquiera sabes lo que quieres, y lo que es peor, que tampoco sabes lo que no quieres. Encontrarte perdida en tu propia cabeza, y ni siquiera sepas explicarlo porque ni tú misma te entiendes. Que busquen un final para ti que no quieres, o que lo esperen cuando ni tu misma lo has pedido. Aunque si todo el mundo me ve tan tonta, quizá es porque tengan razón, y deberia dejar de luchar contra lo que no se puede ¿no? No se, realmente, me cuesta entender hasta quien esta escribiendo esto.

viernes, 11 de octubre de 2013

Son momentos absurdos con tu risa como banda sonora; esa que aún escucho si cierro los ojos y agudizo los oídos; esas cuatro horas perdidas del día en que se pensaba en todo, pero en realidad, tu niñerio pegaba una patada a mis problemas y se centraba en recordarme que nunca me gusto eso de crecer. Verte, despeinarte, recordarte que ese día el cepillo no había sido tu despertador; o recordarte que hay perdiciones que se conocen en un portal y que cualquier hora era buena. Una frase era suficiente a veces, pero sabía que detrás de ella había muchas horas de colcha, de sinsentidos en una hoja de papel, e incluso, alguna que otra noche de la que se podía prescindir. Pero conocía cada uno de tus puntos cardinales y el punto en el que te podia hacer reir; y donde podia doler. Lo mejor empezaba con tus palabras mágicas para que cayera rendida a tus palabras, a tu forma de escribir los momentos desde que escribias con letra choni; hasta que normalizaste tus fotos a una mezcla de niña pija yonki. Y aqui sigo siguiendo tus pasos y preguntandome si todo te va bien; seguiras trayendo de cabeza a muchos; y otros tantos Chuck Bass falsos que intentaras olvidar con litros de agua envenenada; y ese vicio incansable por fumarte los malos sentimientos. Ya no me rió del sexo, pero tampoco del amor; no hay calentones con risas al teléfono por estudiar literatura; se acabaron las fórmulas contra la rutina. Creo que prescindir de eso no me importa tanto, pero tu me faltas B.

viernes, 4 de octubre de 2013

Feliz día mundial de la sonrisa.

En días como hoy los hay que dicen frases tales como : "Ahora ya hacen días mundiales de todo" Pero sinceramente, eso, es porque no paran a pensar en el poder de una sonrisa, y la necesidad de ellas en nuestra vida. 
En la televisión todo son malas noticias: accidentes, injusticias, personas que sufren por hambre, a veces porque necesitan comer, otras porque solo quieren que alguien las escuche; pero en definitiva cosas que te producen ganas de crearte un refugio nuclear. Por si el mundo fuera poco, los días en que te levantas con mal pie; la soledad de muchos; la necesidad de otros; el inconformismo; el estar mal por estar mal. 
Pues bien, después de todo eso, llega alguien que cambia todo, simplemente, haciendote sonreir. Produciendo esa sensación irremediable de felicidad, las comisuras de tus labios ascienden, y dejas entrever tus dientes, sin poder evitarlo. Si, eso es una sonrisa. Cuando el mundo va peor, las sonrisas nunca defraudan. 
Nos pasamos la vida decidiendo por otros, por nosotros mismos, comentando lo que hacemos o no hacemos bien; siendo criticos con absolutamente todo, y encima, creemos que ayudamos. En esos momentos la única pregunta que deberia valernos es : ¿ Te hace sonreir? 
Porque algo que te hace sonreir, que produce esa sustancia quimica en tu cuerpo que te hace ser feliz por unos instantes, no puede ser malo del todo. Y el futuro, es incierto, nadie es capaz de conocerlo, hasta que no te das de bruces contra él. 
La sonrisa es eso que domina el mundo; que te hace entender porque estas aqui y no en otro sitio. La sonrisa nos da belleza, en el presente, pero también cambia la cara de nuestro futuro. Cuando sonries eres más tú, eres capaz de todo. 
"No llores, nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa"
Ya lo decia Ghandi...



“Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho,
Enriquece a quienes la reciben
sin empobrecer a quienes la dan.
No dura más que un instante,
pero su recuerdo es a veces eterno.
Nadie es demasiado rico para prescindir de ella,
nadie es demasiado pobre para no merecerla.
Da felicidad en el hogar, apoyo en el trabajo,
es el símbolo de la amistad.
Una sonrisa da reposo al cansado,
ánimo a los más deprimidos.
No puede ni comprarse, ni prestarse, ni robarse,
pues es una cosa que no tiene valor
hasta el momento en que se da.
Y si alguna vez te tropiezas con alguien
que no sabe dar una sonrisa,
se generoso, dale la suya.
Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa
como el que no puede dársela a los demás.”




Quien te regale una sonrisa, te da un poquito de si mismo. Es algo que no te cuesta nada, pero no teneis ni idea, de lo diferente que soy desde que entiendo lo que significa sonreir.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Hay que tomarse la vida con un café, y un poco de calma.

Que raro es todo si nos ponemos a pensarlo de forma global. Las películas lo cuentan de otra manera, o en realidad si que lo cuentan y lo ignoras; puede incluso que ni siquiera lleguen a plantearselo cosa que tú, haces demasiado. He llegado a la conclusión de que paso demasiado tiempo al día pensando en cosas que son, y ya esta, analizar lo que soy, o lo que dejo de ser; incluso lo que debería ser; con ¿qué fin? Eso me gustaria saber, puede que no decepcionar a nadie, o a mi misma, o alomejor a lo que espero de mi misma, pretendo tenerlo todo bajo control. Pero de lo que no nos damos cuenta a veces, es que hay cosas que se nos escapan de los dedos, porque así tiene que ser. Sería muy aburrido de otra manera controlar siempre la situación, el momento; la vida no tiene un guión, para no poder decirle a nadie : - OYE, que te has comido una fras; o quizá sonara en otro lugar : - Pero quieres darle más emoción a ese momento? Asi no hay quien se lo crea. Aunque haya veces, que quieras soltarlo en la vida real.
No, vivir es algo muy diferente. Vivir, es equivocarse y tener que cargar con lo que dijiste de más; pero para equivocarse, hay que jugarsela alguna vez; andar con pies de plomo esta bien, pero durante más de una hora, los pies lo sufren, pero tú también.