miércoles, 18 de julio de 2012

Y eso es lo que hacemos, tu me dices cuando soy un gilipollas y yo cuando te estas poniendo cargante



No es posible querer demasiado. Si dices demasiado entiendes que es por encima de lo normal; más de lo que deberias; por encima de algo que no puedes controlar. Y por lo tanto se convierte en algo malo y dañino. Querer no puede ser malo. Tiene que ser emocionante, sorprendente, e incluso puede asustarte; pero no puedes llegar a la conclusión de que no es algo bueno. Querer esta en esa lista de cosas que vas apartando una y otra vez para no tener que plantearte si lo sientes, lo has sentido o de verdad sabrias explicarselo a alguien.Pero es diferente saber explicarlo, a saber definirlo realmente. Tu mismo muchas veces te lo habrás planteado, en un rato libre, cuando tienes que enfrentarte a la realidad. Y llegas a la conclusion de que eres demasiado pequeño para entender que ese verbo implica no ser egoista, ni avaricioso, ni mucho menos hipócrita. No puedes querer un dia y al dia siguiente cambiar de nombre personal, asi, a tontas y a locas, porque el centro de control(y no hablo precisamente del cerebro) te manda a otro destino; porque te has resignado antes de empezar a luchar; o porque te crees incapaz de llegar a marcar a una persona. Evidentemente hay puntos en los que debes parar, pero donde esta ese punto? ¿En que momento te das cuenta de que querer no te esta valiendo la pena, e incluso deberias parar? Buena pregunta. El dia que sepa contestarla, el dia que de verdad sepa cuando estas pasando el limite entre lo valiente y lo gilipollas, sabre cuando hay que parar .

2 comentarios:

  1. ¿Y en qué momento sientes que ya estás perdiendo más de lo que crees ganar?

    ResponderEliminar
  2. En el momento en el que dejas de sentir que esa persona te hace feliz, que te quita más de lo que te esta dando.

    ResponderEliminar