viernes, 29 de junio de 2012

Dejame ser tu paracaidas.


Moveras montañas más grandes de las que pisaron tus zapatos; superaras las lágrimas más gordas que tus ojos pudieron soportar y las sonrisas se te acumularan en la garganta que antes solo tenia ganas de gritar. Vivirás en todas las ruedas que un dia quisiste montar, y morderas más labios de los que te querrán hacer daño a ti. Entenderás que la grandeza no esta en los músculos, ni en las caras bonitas, ni en las medallas; sino en el corazón. Eso que a ti te sobra y tu sonrisas verdaderas derrochan. Incluso dejaras de llamarme mentirosa cuando te digo que razones tienen todos, pero que yo, muchas más que ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario