miércoles, 17 de octubre de 2012

Porque lo que tú haces, no lo hará nadie más. Por eso es importante que lo hagas,

Es eso de lo que huimos; todo lo que sentimos; las cosas que dejamos por el camino. Son las cartas a medio hacer; las palabras que te tragas, el alcohol que crees que aspira los problemas no problemas del mundo. Son las mil y un mariposas en el estómago, que no son ganancia segura, que acaban taladrando, que no traen nada bueno y a los 5 minutos, son una corte celestial. Estamos hablando de los suspiros por palabras de más; de cosas que no deberias ver; de momentos que no esperas que pasen, pero pasan y te confunden. Del volver a empezar, los principios que no gustan a nadie, de los caminos largos, las piedras grandes, los minutos eternos. No intento que entiendas las heridas en las rodillas, y mucho menos las del corazón. Las indirectas,las malas formas, arriesgarte con caida segura y que ni siquiera te importe. Los pensamientos que desvias haciendo otras cosas. Cuento todo, pero empezaria a callarme siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario