viernes, 21 de septiembre de 2012

Porque cuando lo haces, ya no tiene que doler

Cuando ya no duele, no hay vuelta atrás; cuando eres capaz, es una forma de llamarlo final. Cuando sigue el dolor, pero de otra manera, ya no es dolor, ya es indiferencia, es sonrisa, pero de diferente manera; son recuerdos, pequeños, insignificantes, que suenan de fondo en el presente. Entiendes que esperaste al momento exacto, cuando nada importaba, y solo querias tranquilidad; lo sabes porque justamente es asi y donde quieres estar. La cabeza esta para otras cosas, en otro momento, donde nadie entiende; donde quedan cabos sueltos; donde es bonito y desesperante. Donde se mienten, se engañan. Justo ahi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario