martes, 17 de septiembre de 2013

Estaré esperandote.

Creo que nunca vemos las cosas tan cerca ni las tenemos tanto miedo hasta que nos dan de frente. Y ahí es cuando te das cuenta lo caro que resulta acostumbrarte a la presencia de una persona en tu vida; cuando, de repente necesitas de sus abrazos y sabes que tendrás que esperar.
Las largas horas de libros que necesariamente se sustituían por un café cuando nos faltaban las fuerza, o nos sobraban las ganas de hablar. Las lágrimas cuando algo no iba bien, el día que me di cuenta de lo necesaria que eras en mi vida; y la necesidad que yo suponía en la tuya.
Me vas a faltar siempre. Buena suerte y hasta el próximo café

No hay comentarios:

Publicar un comentario