domingo, 1 de septiembre de 2013

Una así, siempre esta cómoda

Que bien sientan esos momentos en los que saca una sonrisa con su risa, los gestos que acaban siendo tuyos pasadas unas cuantas semanas y esos kilómetros que desaparecen después de un abrazo y un cubata de más. No pretendo que entendáis la desesperación cuando llega tarde y todavía necesita pintarse las uñas, o el no encontrar el momento para ser ella misma y dejarles a todos con la boca abierta. Pero casi, lo prefiero, porque así es como la elegí un día. Elegí sus maneras y su risa nerviosa antes de ponerse a llorar; pasear con vaso en mano, tambaleándonos y estar juntas hasta el punto de las burlas de más de dos bobos de pueblo .
Hoy quiero que sepas que eres sol en los días de lluvia torrencial, que eres el agua que nos enfría una noche boba de piscina, que eres incondicional y magia. Estas en Burgos, y no se a cuantos kilómetros, ni me interesan porque yo estoy tan cerca que si quisieras, podrías tocarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario