domingo, 29 de septiembre de 2013

"Para este soldado, has sido su mejor conquista"

Tomemoslo como un intercambio de palabras, o no no, mejor aún, un intercambio de dialectos, de idioma, conocimientos, absurdos, o mejor aún, vamos a callarnos todos; a veces no somos capaces de expresar los sentimientos, ya sean buenos o malos con palabras, y así, lo único que conseguimos es una gran bola de estupideces que ni siquiera un traductor sería capaz de descifrar con sus años de experiencia. Nos obsesionamos tanto con las palabras, con que nos digan las cosas, que no somos capaces de ver lo que hacen las personas cuando demuestran que quiereen, en silencio, sin decir nada, caminando despacio. Durante mucho tiempo las personas han tenido que alardear sus logros, lo que hacian por las personas, solamente para conseguir alabanzas, para que los llamaran héroes, y los pusieran como ejemplo a seguir. Cuando en realidad, los verdaderos héroes nunca salen en la prensa; porque saben perfectamente el valor de hacer algo por alguien, sin esperar un reconocimiento en público, ni una medalla al honor o la valía. Hay personas que pasan por nuestra vida sin esperar que las des las gracias. Diciendo esto pasamos por papá, que te susurraba al oído un buenos días cuando más tenias que madrugar para ir al cole, antes de un examen, o un día que sabia que no sería fácil para ti; o mamá que te llevaba la comida todos los días que tenias extraescolares y no te daba tiempo, calentita, con un colacao en una botella de plástico. Incluso tu hermana, en cuya casa tiene un estante entero de fotos tuyas, a diferentes edades, mejor o peor, pero tuyas al fin y al cabo. Ya pensamos en esas personas al pronunciar la palabra "Héroes" , pero también me refiero a una bolsa de palomitas y una pelicula de dibujos animados un sábado noche; enseñarte a tirar petardos ; cocinar por muy mal que se le de; prometerte que si te vas al fin del mundo, estará a tu vuelta con la misma sonrisa de siempre. Con esa palabra también hablo de aquella que pasea por mi casa como si fuera la suya, habla con mi padre como si le conociera de toda la vida; sabe que si no andas descalza por casa no estas agusto; que el chocolate siempre va por delante de cualquier manjar de día de fiesta.
Esta muy bien eso de salvar a todo el mundo, pero para mi, es más importante, enfrentarte a las personas que tienes alrededor, y salvarlas todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario